Slow Fashion

*Texto y entrevista de Surferrule.com

 

 

Ya habíamos hablado de cómo contaminan las fibras sintéticas, una de las causas de cómo la industria de la moda está creando un problema muy grande de contaminación en todo el planeta.

Con un propósito constructivo e integrador, la Asociación de Moda Sostenible Española tiene como objetivos primordiales la difusión de moda sostenible, el impulso de los diseñadores, la promoción de talleres y desfiles, y la innovación para contribuir a paliar este problema.

Hemos charlado con su presidenta, Marina López, acerca de la asociación y su visión de la industria de la moda en España.

 

Surfer Rule: ¿cuándo y por qué nació la Asociación?

Marina López: Nació en 2015. Hace unos cinco años, comenzó a surgir el movimiento de moda sostenible en España. En otros países, como Alemania, llevan muchos más años y van más avanzados.

En aquel entonces se dio aquí la necesidad y surgió así nuestra Asociación de Moda Sostenible para apoyar este movimiento.

 

S.R: A ti personalmente, ¿qué te motivó a ser parte de ella y presidirla? ¿de dónde surgió tu motivación?

M.L: Yo llevo un año y medio de presidenta. Me uní a esta asociación porque llevo toda mi vida cosiendo y diseñando. Siempre me he dedicado al reciclaje y a la desconstrucción de ropa. No sabía que lo que yo estaba haciendo se iba a llamar moda sostenible. Para mí era una forma de expresarme artísticamente. Descubrí esta asociación y me gustó mucho que hubiese gente preocupada por el medioambiente y por los derechos de los trabajadores. Por todo esto me uní a ellos cuando todavía eran muy pocos. Ahora hemos crecido muchísimo y estoy encantada de ser presidenta.

 

S.R: ¿Qué es moda sostenible?

M.L: Para ser sostenible se deben cumplir unos criterios de sostenibilidad.

Que los tejidos que se utilicen sean orgánicos: puede ser algodón orgánico, cáñamo, lino… Existen muchos tejidos orgánicos certificados o bien tejidos reciclados (tejidos con fibras recicladas o bien reciclar los tejidos que ya existen).

La producción debe ser local. La producción del diseñador debe estar cerca de ese diseñador para evitar la huella de carbono, por ejemplo, que es uno de los puntos más contaminantes de la moda.

Los derechos de los trabajadores: que tengan un salario digno, que trabajen las horas estipuladas y que no exista una explotación como ocurre en la moda convencional.

Estos son los puntos más importantes y son el criterio que debe cumplir una marca para ser sostenible.

 

S.R: ¿En qué se diferencia de otros conceptos como ‘slow fashion’, ‘moda ética’ o ‘moda eco’?

M.L: Slow fashion es lo que nosotros hacemos, es moda sostenible. La fast fashion es la moda rápida, que es el comprar, usar y tirar, una moda muy poco duradera que no tiene calidad y que se produce fundamentalmente en Asia. La moda ética y la moda eco son sinónimos de moda sostenible.

Las grandes marcas producen en Asia, sobre todo en Bangladesh que es donde es más barato producir. A parte del régimen de semi-esclavitud, los trabajadores allí cobran un salario muy pequeño, trabajando muchas horas y sin descanso. Además de esto, la contaminación es alucinante. Por ejemplo,  en los ríos. En Bangladesh no existe una ley que regule la contaminación de los ríos y todos los químicos que se producen en la industria van a parar ahí. Por el río llegan al mar, que con las corrientes marinas los distribuye por todo el planeta. Por eso no es solo un problema de Asia, es un problema mundial.

 

S.R: ¿Cuál es la fase más contaminante de la cadena de valor en la moda? ¿Cuáles son sus principales focos de contaminación?

M.L: Es complicado decir la primera, la segunda o la tercera. La huella de carbono de la industria de la moda es una de las más contaminantes. Desde la globalización, el algodón que se siembra en China, se traslada a otros países para hilar, después se traslada a otros para que se confeccione la ropa, después se distribuye a lo largo del mundo para comercializar… Todo esto deja una de las huellas de carbono más contaminantes del mundo. La huella de agua es también muy grande.

Para una sola camiseta se necesitan 2700 litros de agua. Para hacer un solo pantalón vaquero, se necesitan 7000 litros de agua. ¿Cuántos pantalones vaqueros y cuántas camisetas se producen al día? Miles.

Estamos hablando de que la huella contaminante que deja la industria de la moda es inmensa, una de las más grandes. Todo es culpa del Fast Fashion, comprar a bajo precio, utilizar y tirar.

Otro de los puntos muy contaminantes son los residuos, toda esa ropa que tiramos a los contenedores normales, no a los de reciclado. Esos residuos van a parar a los vertederos y del vertedero no se pueden coger y reciclar, ni tampoco quemar ya que es muy contaminante debido a los tintes que lleva la ropa.

 

S.R: Cada vez, vemos más marcas que se denominan a sí mismas sostenibles. algunas por haber incorporado únicamente algún cambio específico dentro de su organización pero sin garantías de que el resto de sus procesos lo sean. ¿Qué requisitos debe cumplir una marca para serlo realmente?

M.L: Otra de las cosas que faltan ahora mismo es legislación sostenible. De la misma manera que existe una legislación sobre alimentación ecológica y unas certificaciones oficiales de la Unión Europea, en la moda eso no existe.

Las grandes marcan hacen greenwashing o lavado verde. Se intentan apuntar al carro porque ven que la moda sostenible va rápido y avanza. Gastan millones en marketing, pero el resto es falso.

Para que una marca sea sostenible debe cumplir los criterios que comentamos: derechos de los trabajadores, producción local y tejidos orgánicos.

 

S.R: Desde que que empezaste, ¿cómo ves que haya cambiado la moda? ¿En qué?

M.L: Si nos vamos unos 20 años atrás, antes de que comenzara la locura consumista de hoy en día, antiguamente la gente compraba ropa de más calidad, el precio era más alto pero duraba más, y compraban ropa cuando realmente lo necesitaban.

Eso ha cambiado hasta el día de hoy, que todo se ha vuelto una locura, venden camisetas a 4 euros que utilizas, lavas y tiras ya que te duran una media de 6 lavados.

Ahora lo que está cambiando, sobre todo se nota más en el centro de Europa, no tanto aquí, y es la concienciación. La gente se está concienciando con la alimentación ecológica de que es importante buscar esos productos que cuiden el cuerpo por dentro. Ahora también empezamos a cuidar el cuerpo por fuera con la ropa, que tiene que ver con nuestra salud. Hay un cambio, pero todavía queda mucho por hacer. Todavía no somos ni un sector.

 

S.R: ¿Cuál es tu valoración en particular del mercado español?

M.L: La industria de la moda en España, si hablamos de producción, ha desaparecido. Casi ninguna de las grandes empresas tienen fábrica aquí en España, ya no existe lo que había antes. Lo que sí existen son pequeñas marcas emergentes sostenibles y otras que antes no lo eran pero que se van transformando. Dentro de nuestro trabajo en la asociación, uno de ellos es la ayuda a todos estos diseñadores y empresas sostenibles. Ayudamos a dar ese paso.

 

S.R: ¿Qué previsiones manejáis del cumplimiento de objetivos a corto, medio y largo plazo?

M.L: Las previsiones son positivas. Tenemos esperanza tanto a corto como a largo plazo, de que todo está cambiando a mejor. Es muy importante lo que hacen los medios, por ejemplo, que informan sobre esto y así la gente puede conocer lo que es la moda convencional y la moda sostenible. La esperanza la tenemos, es lo último que se pierde. Y es que la moda en el futuro tiene que ser sostenible, no hay otra opción porque tampoco hay otro planeta. No tenemos planeta para seguir a este ritmo. Este es el que tenemos y ya lo hemos explotado. O empezamos a dar marcha atrás y recuperar la cordura, o no existe futuro en el planeta. Las cifras lo cantan.

 

*Entrevista en surferrule.com

 

 

 

 

 

Please reload

· KASSUMAY ·

Follow The Team!

  • Negro Facebook Icono
  • Negro del icono de Instagram

© 2018 Kassumay / info@kassumayshop.com / Getxo